Grey’s Anatomy, la serie en la que todos se mueren

Grey’s Anatomy era perfecta… para mí tenía todo lo que una serie de televisión necesita, un triángulo amoroso, doctores, casos conmovedores y personajes entrañables.

Desde 2005 esta historia ha visto desfilar a actores como Patrick Dempsey (a quien todas las treintañeras que lo identificábamos como nerd rechazado en las películas ochenteras nos dejó gratamente sorprendidas), Ellen Pompeo, Katherin Heigl, Sandra Oh, la impresionante Kate Walsh y el encantador T.R. Knight, grupo que logró posicionar a cada uno de sus personajes haciéndolos inolvidables.

Ellen Pompeo y Patrick Dempsey, protagonistas de “Grey’s Anatomy”

Sin embargo, algo pasó… primero, al resolverse la situación amorosa entre Meredith Grey y Derek Shepherd la historia perdió fuerza, además, sacar de la ecuación a Addison Montgomery, uno de los personajes mejor trazados de la historia para crearle una serie nueva en la que el drama no tiene pies ni cabeza me pareció un error garrafal, así como la partida de la doctora Izzie Stevens, quien, a mi parecer, hizo una de las escenas más conmovedoras de la televisión actual gracias a la historia de amor con Denny Duquette.

Entiendo que después de 9 temporadas las historias terminan, los actores deciden que es el momento de abandonar el proyecto o simplemente los personajes caducan, pero, mi duda es… ¿POR QUÉ LA SOLUCIÓN ES MATARLOS A TODOS?

La gente evoluciona, se mueve…  en la vida real cambia su lugar de residencia, incluso de profesión o simplemente pide una transferencia a otro hospital, pero para estos guionistas, la forma más sencilla de terminar con una historia es matando a los que, en teoría, deberían de curar.

Al parecer, este hospital en Seattle es uno de los lugares más peligrosos del mundo y el peligro acecha siempre cercano al fin de temporada (hasta habría que hacer un calendario especial para que estuvieran alerta los servicios especiales) pues hay balaceras, aviones que son derribados, autobuses que colapsan o simplemente el staff del hospital decide convertir un día laboral en un mal episodio de “Glee” y eso también puede provocar que el peligro se expanda a la audiencia, pues propuestas así dan ganas de ser parte de la cuota de muertes por temporada.

El noveno ciclo de la serie la arrancaremos con dos personajes que mueren (¿sorprendidos?) en batalla (insisto, son doctores, no estamos hablando de “Band of brothers”), uno en el primer capítulo y el segundo cuando la trama avanza, probablemente Meredih y Derek se separarán temporalmente unas cuatro veces, auguro que dos veces les condicionarán la custodia de su hija adoptada y un par de doctores se enamorarán de un paciente.

Creo que “Greys Anatomy” se enfrenta al problema de no haber terminado a tiempo y de querer prolongar una historia que ya no da más, y que, no lo niego, sí logra arrancar más de un par de lágrimas por temporada o incluso por capítulo, pero que tiene que morir ya y hacerlo rápido, como la mayoría de sus protagonistas.

 

Esta columna fue publicada en http://www.entermedia.mx/2012/10/vtv-greys-anatomy/?utm_source=feedburner&utm_medium=twitter&utm_campaign=Feed%3A+entermedia+%28ENTERmedia%29

Anuncios

Deja un comentario