Sin filtro: ¿Desnudando al emperador?

Lo que se esperaba se logró y creo que fue un plan brillante… primero, contratar al niño revoltoso y hacer que muy a su pesar se pusiera la camiseta de la que tanto había renegado fue una jugada maestra.

Después, sentarlo en una mesa con compañeros de causa y moderados por alguien como Genaro Lonazo, quien sin duda tiene por méritos propios toda la credibilidad necesaria fue otro golpe.

Muchos definieron este programa como un “Tercer Grado Hipster”

Y finalmente anunciarlo, hacerle ruido y dar a conocer que habían capturado a la presa fue, incluso, mucho más valioso que lo que vimos en la primera emisión de este proyecto llamado “Sin filtro” y que se transmitirá los domingos a las 23:00 horas por Foro TV.

Ahora… de este tema hay mucho qué decir y creo que todo esto se basa en opiniones muy subjetivas que van viciadas desde la tendencia política que cada uno de nosotros consideramos válida hasta si lo que se está diciendo en esa mesa vale la pena o no.

En una ocasión, un maestro al que le “quise dar la vuelta” usando palabras rimbombantes y argumentos que según yo no tenían vuelta de hoja, me mandó de regreso a mi lugar diciéndome: “no me impresionas, no hay ser más pedante que un estudiante universitario” y con esa frase me cerró la boca y me mandó de regreso a mi asiento… ayer, cada vez que uno de estos futuros licenciados trataba de hacer lo propio, me daban ganas de que alguien se los dijera.

Y no es que esté mal opinar, y si sabes y tienes las palabras adecuadas para darlo a entender mejor, úsalas, pero, sentarse en una mesa con demagogia y lugares comunes aprendidos en casa (“Yo hago televisión para jodidos”, “Democraticemos los medios”, etc) me parece una pérdida de tiempo aire.

Confieso que el personaje de Antonio Attolini y en lo que se está convirtiendo me gusta, es el nuevo “héroe-villano” que nos dejó la pasada elección federal del 2 de julio, me hace gracia pues creo que está montado en un personaje que defiende a capa y espada, me hace todavía más gracia que, podría firmar en este espacio, lo que está haciendo lo hace de forma gratuita (para aquellos que le dicen vendidos) pues yo conozco bien ese canal y sé que muchas de las personas que aparecen a cuadro no tienen una compensación económica y lo que más gracia me hace es que no creo que esté consciente de que aunque en este momento sea una figura mediática, pasará de moda, como todo en este país, y por consecuencia de la “fama” adquirida, se convertirá en el personaje al que no te gustaría tener en tu empresa, o seamos sinceros: ¿les gustaría tener en el escritorio de al lado a Antonio Attolini?

Ayer, entre discursos producidos, palabras rimbombantes y mucho neceo, una de las “expertas estudiantes” de la mesa usó la palabra “bonditud” (probablemente la RAE la adoptará en un par de años), el súper democratizador de los medios, Antonio, no dejaba hablar a sus compañeros y se dedicó a patear el pesebre en plan “gallito” contra la empresa y señal en la que se transmitía su imagen.

Ah, y el detalle final… se anunció que será una corta temporada, hasta el 2 de diciembre, pues los niños tienen que estudiar. Como si éste no fuera un país en el que por lo menos el 70% de los universitarios estudian y trabajan para poder costear sus gastos sin ninguna concesión de este tipo… sería más fácil ser sinceros y decir que es un experimento con fecha de caducidad, ¿no?

Y sí, siempre lo supe, cada vez que estos niños bloqueaban Televisa Chapultepec y no dejaban trabajar a quienes, sin importar su afiliación política intentaban cumplir con lo suyo, tenía la impresión que dejaban su CV por debajo de la puerta… ya veo que no estaba equivocada.

Esta columna fue publicada en ENTERmedia

Anuncios

Deja un comentario