El patrón del mal, televisión colombiana de primera

En los últimos años, el “novelar” la historia de los distintos cárteles del narcotráfico ha sido una constante y es que como espectador, el poder asomarse a este mundo resulta irresistible.

Imagen

Ejemplos como “La reina del Sur” o “El cartel de los sapos” sentaron un precedente y así fue como el canal Caracol de Colombia produjo “Escobar, El Patrón del Mal”, telenovela basada en el libro “La Parábola de Pablo” escrita por el periodista y ex alcalde de Medellín, Alonso Salazar.

Sin ahondar en la historia, pues admito que llegué tarde al fenómeno y justo cuando terminó de transmitirse por Univisión yo decidí comenzar a verla, vale la pena resaltar que aunque no es una producción impecable, a lo largo de 113 capítulos transmitidos durante siete meses, la tensión generada en estas piezas de menos de media hora de duración es impactante. 

“Escobar, El Patrón del Mal” deja sin pretexto alguno a cualquier televisora latinoamericana que se escude bajo la idea de bajos recursos o presupuestos para hacer algo visualmente impactante, la recreación de los lugares, comparadas a las escenas reales es prácticamente exacta así como la elección de los personajes, quienes, aunque aparecen con un nombre distinto (pero evidente con el real), físicamente guardan un parecido que hacen difícil distinguir entre la ficción y la realidad.

Sin embargo, también hay errores garrafales, por ejemplo, durante un mismo capítulo, el personaje de la madre y esposa de Pablo cambian de actrices con el afán de dar a entender el paso del tiempo, pero las diferencias entre ambas son inexplicables o, por ejemplo, hay una escena en la que Yesenia, una de las amantes de Escobar, sube a un helicóptero y al momento de aterrizar la nave es otra.

Aunque muchos pensarían que es imposible hacer un mal trabajo cuando éste se basa en una buena obra original, muchas veces una mala producción logra terminar con ella, afortunadamente éste no es el caso, visualmente engancha, los diálogos son tan coloquiales que incluso para alguien que no es colombiano provocan empatía y, lo que hay que destacar, Andrés Parra, encargado de encarnar al famoso líder del cartel de Medellín es espectacular pues, al transcurrir la historia, nos muestra una deshumanización del personaje sobrecogedora, nos hace indignarnos, asustarnos y entender la dimensión de un hombre tan complejo que motiva a cada vez querer saber más de su historia y actuar.

Para la televisión colombiana, hacer esta serie representó un riesgo pues la línea entre exaltar y satanizar al personaje era latente, sin embargo la excelente investigación y documentación de cada uno de los eventos narrados no dibujan ni a un héroe ni a un villano, sino que presenta una monografía de un personaje tan polifacético que necesitó más de 100 episodios para contar su historia y así, tanto los actores como los testigos reales de este período oscuro de ese país, buscaron marcar su posición ante ésta, algunos apoyándola y otros alegando que los hechos no se habían llevado a cabo de esa manera, quizá no sabremos nunca a ciencia cierta que pasó, si Pablo Escobar era tan malo como lo pintaban o si en la serie lo ablandaron.

En una producción en la que participaron más de 1,500 actores, que fue una de las 10 historias más vistas de la televisión colombiana y que logró casi 30 puntos de rating en un capítulo que no era ni el arranque ni el final, “Escobar, El Patrón del Mal”, nos deja una tarea grande como espectadores y realizadores de televisión en Latinoamérica y nos da un jalón de orejas importante pues demuestran que los líderes en generar contenido de calidad hoy en día son ellos y que tienen la capacidad de llevar a la pantalla una producción digna de competir sin ninguna concesión con los grandes.

 

Puedes ver esta columna en http://www.entermedia.mx/2013/04/columna-el-patron-del-mal/

¿No viste el patrón del mal?, échale un ojo:

Pablo Escobar, el patrón del mal (La parábola de Pablo)

Pablo Escobar: El Patron Del Mal Parte 3 [Importado]

Anuncios

Deja un comentario