Manzanillo, magia en el Pacífico

Nuestras playas, reconocidas como las mejores alrededor del mundo, no dejan de sorprendernos pues cada puerto tiene un sabor y color distinto, hecho que las hace imposibles de comparar.

En esta ocasión, el destino fue Mazanillo, un lugar de contraste en el que historia, tradiciones y riquezas naturales, se fusionan perfectamente con la calidez y amabilidad de su gente.

Imagen

Las playas de arena dorada de éste lugar ubicado en el centro del Pacífico mexicano en contraste con el color esmeralda, se complementan con centros de diversión, excelentes restaurantes y una oferta hotelera al alcance de todos, lugares como el emblemático hotel “Las Hadas” con su iconico restaurante “Legazpi” son una parada obligatoria o, si la idea es disfrutar del lujo y la exclusividad, el hotel Wyndham Gran Isla de Navidad es la opción ideal.

Imagen

Tianguis de artesanías típicas en las que es posible comprar hamacas de tela, collares de caracol, ponchos, sombreros de mariachi, impecables campos de golf en el que aficionados y profesionales disfrutan de practicar este deporte y playas vírgenes como Peña Blanca (que tiene únicamente 5 habitantes) son un paraíso de paz y tranquilidad para quienes eligen a Manzanillo como destino para pasar unos días diferentes.

Si son aventureros, una sugerencia infalible es la de contratar un recorrido en cuatrimoto por el Rancho Peña Blanca, aquí, el recorrido arranca en terreno pavimentado para después internarse en la montaña y finalmente terminar en playa.

Imagen

Manzanillo tiene algo para todos, sea cual sea tu plan, este destino cumplirá y superará tus expectativas, te invito a conocerlo y a disfrutar de su playa, su maravillosa vista, su exquisita comida y por supuesto, de la calidez de su gente.

Imagen

Anuncios

Deja un comentario